Ticker de noticias

Se conectaron dos cerebros humanos a distancia para un experimento de preguntas y respuestas

por @patsierra

Investigadores desarrollaron una interfaz de cerebro a cerebro, para que parejas de participantes desarrollen un juego de preguntas y respuestas por señales de transmisión de un cerebro a otro a través de internet, a 1.5 km de distancia y sin mediar palabra. El experimento apunta a demostrar que dos cerebros pueden estar vinculados directamente a otra persona, de manera de saber lo que el otro piensa.

El estudiante graduado de la University of Washington Jose Ceballos con el gorro de electroenfalograma (EEG) que graba la actividad cerebral Credit: University of Washington

¿Ciencia ficción? No exactamente. Investigadores de la Universidad de Washington utilizaron una conexión directa de cerebro a cerebro para permitir que parejas de participantes jueguen un juego de preguntas y respuestas por las señales de transmisión de un cerebro a otro a través de Internet. El experimento, se cree que es el primero en mostrar que dos cerebros pueden estar directamente vinculados para permitir que una persona pueda adivinar con precisión lo que está en la mente de otra persona.

“Éste es el experimento más complejo de cerebro a cerebro, que se ha hecho hasta la fecha en seres humanos”, dijo el autor principal el Doctor Andrea Stocco, profesor asistente de psicología e investigador en el UW’s Institute for Learning & Brain Sciences.”Utiliza experiencias conscientes a través de señales que se experimentan visualmente, y requiere dos personas para llevarlo a cabo”, dijo Stocco.

He aquí cómo funciona: El primer participante, o “entrevistado”, lleva una gorra conectada a una máquina de electroencefalograma (EEG), que registra la actividad eléctrica del cerebro. Al entrevistado se le muestra un objeto (por ejemplo, un perro) en una pantalla de computadora, y el segundo participante que tiene una bobina electromagnética, el “entrevistador”, ve una lista de posibles objetos y cuestiones conexas. Con el clic de un ratón, el entrevistador envía una pregunta y el entrevistado contesta “sí” o “no” al centrarse en una de las dos luces intermitentes LED conectadas al monitor, que parpadean en diferentes frecuencias. Tanto un “no” como un “sí” se envía como respuesta mediante una señal al entrevistador a través de Internet y activa la bobina magnética colocada detrás de la cabeza del investigador. Pero sólo un “sí” como respuesta genera una respuesta lo suficientemente intensa como para estimular la corteza visual y hacer que el entrevistador vea un destello de luz conocido como “fosfeno.

” El fosfeno – lo que podría verse como una burbuja, olas o una línea delgada – se crea a través de una breve interrupción en el campo visual y le dice a su interlocutor que la respuesta es sí. A través de las respuestas a estas sencillas preguntas de sí o no, el entrevistador identifica el artículo correcto. El experimento se llevó a cabo en dos salas oscuras en los laboratorios de la Universidad de Washington, situados casi una milla de distancia y participaron cinco pares de los participantes, que jugaron 20 rondas del juego de preguntas y respuestas. Cada juego tenía ocho objetos y tres preguntas a resolver. Las sesiones eran una mezcla aleatoria de 10 juegos reales y 10 juegos de control que se estructuran de la misma forma. Los investigadores tomaron medidas para asegurar que los participantes no podían usar pistas distintas de comunicación cerebral directa para completar el juego, llevaban tapones para los oídos para que no pudieran escuchar los diferentes sonidos producidos por las diferentes intensidades de estimulación de las respuestas “sí” y “no”. El ruido viaja a través del hueso del cráneo, por lo que cambiaron las intensidades de estimulación ligeramente de un juego a otro y se utilizaron al azar tres intensidades diferentes, cada uno de “sí” y “no” para reducir aún más la posibilidad de que el sonido pudiera proporcionar pistas. También reposicionaron la bobina en la cabeza del entrevistador en el inicio de cada juego, pero para los juegos de control, añadieron un separador de plástico indetectable por el participante que debilitó el campo magnético suficiente para evitar la generación de fosfenos. A los investigadores no se les dijo si habían identificado correctamente los artículos, y sólo el investigador en el extremo del entrevistado sabía si cada juego era real o una ronda de control.

“Tomamos muchas medidas para asegurarnos de que la gente no nos estaba engañando”, dijo Stocco. Los participantes fueron capaces de adivinar el objeto correcto en el 72 por ciento de los juegos reales, en comparación con sólo el 18 por ciento de las rondas de control. Las conjeturas incorrectas en los juegos reales podrían haber sido causadas ​​por varios factores, el más probable es la incertidumbre acerca de si había aparecido un fosfeno. “Ellos tienen que interpretar algo que están viendo con sus cerebros”, dijo el co-autor Chantel Prat, un miembro de la facultad en el Instituto de Aprendizaje y Cerebro Ciencias y profesor asociado de la Universidad de Washington de Psicología. “No es algo que hayan visto nunca. “Los errores también pueden ser el resultado de que los encuestados no sabían las respuestas a las preguntas o concentrarse en las dos respuestas, o por la transmisión de la señal cerebral que pudría haber sido interrumpida por problemas de hardware. “Mientras que las luces intermitentes son señales de que estamos poniendo en el cerebro, las partes del cerebro están haciendo un millón de otras cosas en un momento dado también”, dijo Prat. El estudio se basa en la experimentación inicial del equipo de la Universidad de Washington en 2013, cuando fue el primero en demostrar una conexión directa de cerebro a cerebro entre los seres humanos. Otros científicos han conectado el cerebro de ratas y monos, y las señales del cerebro de transmisión de un ser humano a una rata, utilizando electrodos insertados en el cerebro de los animales. En el experimento de 2013, el equipo de la Universidad de Washington utilizó la tecnología no invasiva para enviar las señales del cerebro de una persona a través de Internet para controlar los movimientos de la mano de otra persona. El primer experimento se desarrolló fuera de la investigación por el co-autor Rajesh Rao, profesor de la Universidad de Washington de Informática e Ingeniería, en las interfaces cerebro-ordenador que permiten a la gente activar los dispositivos con sus mentes. En 2011, Rao comenzó a colaborar con Stocco y Prat para determinar la forma de vincular dos cerebros humanos. En 2014, los investigadores recibieron una subvención de $ 1 millón de la WM Fundación Keck que les permitió ampliar sus experimentos para descifrar las interacciones más complejas y procesos cerebrales. Ellos ahora están explorando la posibilidad de “tutoría cerebro”, la transferencia de señales directamente de cerebros sanos a los que están deteriorados o afectados por factores externos, como un derrame cerebral o un accidente, o simplemente para transferir conocimientos de maestro a discípulo. El equipo también está trabajando en la transmisión de los estados del cerebro – por ejemplo, el envío de señales de una persona alerta a un sueño uno, o de un estudiante enfocado a uno que tiene el trastorno de hiperactividad con déficit de atención, o ADHD. “Imagine tener a alguien con TDAH y un estudiante con Síndrome Neurotípico“, dijo Prat. “Cuando el estudiante que no tiene TDAH está prestando atención, el cerebro del estudiante TDAH se pone en un estado de mayor atención de forma automática. “Muchos avances tecnológicos en el siglo pasado, desde el telégrafo a Internet, se crearon para facilitar la comunicación entre las personas. El trabajo del equipo de la Universidad de Washington tiene un enfoque diferente, utilizando la tecnología para despojar la necesidad de tales intermediarios. “La evolución ha pasado una cantidad colosal de tiempo para encontrar maneras para que nosotros y otros animales tomar la información de nuestros cerebros y comunicarla a otros animales en las formas de comportamiento, habla y así sucesivamente”, dijo Stocco. “Pero se requiere una traducción. Sólo podemos comunicar parte de cualquiera de nuestros procesos cerebrales. “Lo que estamos haciendo es un intento de revertir el proceso de un paso a la vez mediante la apertura de esta caja y tomar las señales del cerebro y con traducción al mínimo, volver a ponerlos en el cerebro de otra persona”, dijo.

FUENTE: University of Washington. “Team links two human brains for question-and-answer experiment.” ScienceDaily. ScienceDaily, 23 September 2015. <www.sciencedaily.com/releases/2015/09/150923151359.htm>.

Acerca de Pat Sierra (195 Artículos)
Periodista, guionista conductora de Radio y TV y bloguera. Coeditora de "Se Dice Ciencia". Realizó su carrera en radio, televisión y gráfica. Se destaca su paso por América Noticias, Crónica TV, y los ciclos propios “Para quererte mejor” en cable y “Cóncavo y Convexo” en radio, entre otros. Sus guiones “El conventillo de los sueños” y “Domador de Tormentas” han sido galardonados por Argentores, así como su monólogo “Deprimida en la peluquería” que está incluido en el libro “La cocina de los dramaturgos”. Su blog “Patricia Sierra… ¿sólo sueños o mi propia realidad?” está en la web desde 2007. Periodista Científica egresada del Instituto Leloir promoción 2014

1 Trackback / Pingback

  1. ¿Cuáles son las consecuencias de la adicción a la pornografía? – Se dice ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: