Ticker de noticias

Mal de amores

Tiritas pa' este corazón partío

por Pat Sierra @patsierra
Todos sufrimos por amor, y sabemos cuánto duele, pero la ciencia nos da algunos consejos, para superar el rechazo.

Es un dolor que parece que nunca va a acabar, aunque a la vista no tengamos heridas abiertas. Un abrazo puede ayudarnos, pero uno siente que es incurable. Médicos y psicólogos confirman que el cerebro procesa el dolor de un corazón partido del mismo modo que un dolor físico, y no hay consenso sobre la receta a seguir para recomponerlo.

Sufrir por amor es uno de los sentimientos más primitivos de la naturaleza humana. Al contrario de otros animales, el concepto de existencia del ser humano, está estrictamente ligada a ser cuidado, y jamás desamparado.

Para el psicólogo americano Walter Mischel, de la Universidad de Stanford,  California, hablar sobre el fracaso de una relación, no alivia la tristeza ni el despecho, al contrario, puede ayudar a sentirse peor. El ideal, es distanciarse lo máximo posible de quien le causó ese dolor, y aunque le parezca mentira, tome dos aspirinas.

— Hay una base sólida de investigaciones para recomendar un analgésico. Tomar distancia también es importante, pues propicia una visión más objetiva de la realidad. Cada vez que la persona cuenta su experiencia, recrea el hecho y queda más deprimida — afirma el investigador.

“El tiempo es el mejor remedio” no tiene respaldo en la ciencia, pero la distancia realmente es quien ayuda a superar el fin de la relación, de acuerdo al especialista en neurología del comportamiento, Antoine Bechara de la Universidad de Iowa, en los Estados Unidos. El cerebro, el órgano que tiene mucha más participación en el comando de las emociones que el corazón, es el responsable por activar la combinación “frío en la panza + taquicardia” cuando usted se encuentra con su examor. Por otro lado, su razón le aconseja que vaya por otro camino, pero en ese mix de sentimientos… ¿quién gana la pelea?

“Si los malos recuerdos fueran más fuertes, sería más fácil llegar a su objetivo, de seguir adelante” dice Antoine Bechara.

Por eso, sugiere: evite ir a aquella plaza donde se dieron el primer beso, o a la iglesia donde se celebró el casamiento. Enfóquese en el día en que se olvidó de su cumpleaños, o en aquella pelea en que fue tan herido que quedó muy triste. Durante la relación, los peores momentos son borrados en nombre del amor, en un concepto llamado “ceguera emocional”.

La “ceguera emocional”, explica actitudes que son juzgadas como ruines para quien está fuera de la pareja, pero no son perceptibles por la persona envuelta, apunta la psicoanalista Tatiana Ades, posgraduada en neuropsicología, y autora del libro “Hombres Que Aman Demasiado”, que aborda el amor patológico, los celos y la posesividad en relaciones abusivas.

heart-34654

 

Neuronas descontroladas

La autora del libro ¿Por qué Amamos?, la antropóloga americana Helen Fisher de la Universidad de Rutgers en New Jersey, investiga los mecanismos neurológicos relacionados a la finalización de un amor. Un corazón partido, desencadena una hiperactividad en un grupo de neuronas relacionadas a la relación afectiva. Cuando la ausencia de la persona amada no es más tan dolorosa, esas neuronas vuelven a la normalidad y la tristeza se desvanece.

Parece eterno… pero el dolor también se acaba

Quien es abandonado, comprueba una investigación de la Universidad de Colorado, en los Estados Unidos, sufre más con el fin de la relación, mismo que ya estuviera infeliz con su pareja. El neurólogo Antoine Bechara destaca que hay  una tendencia natural en tener más deseo por aquello que no podemos tener más.

La neurocientífico Lucy Brown, de la Universidad Yeshiva, de Nueva York,  da un ejemplo: el sistema neurológico que hace que nos apeguemos a alguien está en la misma área del hambre y de la sed. Cuando la sed se torna insoportable, el cerebro bloquea todo lo que no está relacionado a la hidratación para que usted, finalmente busque su vaso de agua, lo mismo ocurre con el amor “tener sed de alguien, puede que no sea una metáfora”.

Para poder salir de ese pozo en que hemos caído, es preciso mantener el cerebro ocupado. Iniciar un hobby, hacer nuevos amigos, o hasta comenzar una nueva relación puede ayudar. Así, sus prioridades se reorganizan, abriendo puertas para que usted pueda volver a vivir una pasión.

— No hay razón neurológica para afirmar que es mejor superar una relación solo y no con otra persona — afirma el americano.

Es preciso tener cuidado, mientras tanto. Antes de iniciar otra relación, debemos “disfrutar” del duelo. Cuando el “luto” se niega, la tendencia es que la persona recaiga, tarde o temprano en el mismo tipo de relación que no resultó bien, inclusive, hasta puede reincidir con la misma persona.

— Hoy en día, está fuera de moda deprimirse, sentirse mal o entristecerse. Pero hay un lado interesante en eso, que es de poder elaborar internamente lo que pasó. Quien tiene un corazón partido debe enfrentar ese dolor y no querer librarse de él lo más rápido posible —

Es claro que se debe prestar mucha atención, para que esta circunstancia no se transforme en algo patológico, que llegue a una depresión o a una profunda obsesión, (en esos casos, un psiquiatra puede recetar medicación).

La lic. en psicología Tatiana Ades, sugiere inclusive que en ese período, las redes sociales sean olvidadas, ya que pueden aumentar el dolor y causar paranoia, la tentación de “espiar” a la otra persona, es grande y solo causará más tristeza y frustración.

— La euforia forzada es inútil. La persona puede aparentar estar bien, pero en el fondo no lo está. Detenerse un poco, reflexionar sobre sí mismo es el mejor camino para curar “un corazón partío”.

 

Acerca de Pat Sierra (195 Artículos)
Periodista, guionista conductora de Radio y TV y bloguera. Coeditora de "Se Dice Ciencia". Realizó su carrera en radio, televisión y gráfica. Se destaca su paso por América Noticias, Crónica TV, y los ciclos propios “Para quererte mejor” en cable y “Cóncavo y Convexo” en radio, entre otros. Sus guiones “El conventillo de los sueños” y “Domador de Tormentas” han sido galardonados por Argentores, así como su monólogo “Deprimida en la peluquería” que está incluido en el libro “La cocina de los dramaturgos”. Su blog “Patricia Sierra… ¿sólo sueños o mi propia realidad?” está en la web desde 2007. Periodista Científica egresada del Instituto Leloir promoción 2014

1 Comentario en Mal de amores

  1. Nueva Generacion // 8 marzo, 2016 en 5:18 pm // Responder

    Es un consejo muy malo, para poder olvidar pensar lo peor del otro, eso hasta puede ser contraproducente, ya que si lo piensa, lo repite, y es muy desagradable, que un@ ex este solo repitiendo intimidades y encima las peores, ya que la relacion termino para que seguir, castigar y castigarse de esa forma, pero logico que lo que menos que tiene que hacer es recordar obsesivamente lo mejor. pero lo peor es quedar con los peores recuerdos, una relacion cuando termina se tiene que sentir que fue buena, y la siguiente sera mejor o quizas otra.
    Y para alejarse se puede ir a Calcuta y se hace monja y hace un bien de caridad, y si se quiere o necesita quedar cerca siendo del mismo pueblo,se puede hacer lesbiana, tendra una experiencia nueva de moda y una excelente escusa para no querer volver ni tener otro, y todos comenten sobre ella, y si sos hombre andas con 2 mujeres, y tambien lo mismos resultados.
    Consejos de La Nueva Generacion, que la vieja degeneracion no van entender jamas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: