Ticker de noticias

Nuestros nombres nos marcan la vida, aunque no lo crean

La importancia de que un nombre no nos avergüence

A partir de hoy en la ciudad de Buenos Aires, se puede poner cualquier nombre a los bebés, con la única condición de que no sean ofensivos ni grotescos. Tampoco es necesario que definan el sexo, pero… ¿es bueno poner cualquier nombre sin considerar las futuras consecuencias?

Hace muchos años, tuve  un novio que se llamaba Ernesto. En su cuarto tenía como libro de cabecera “La importancia de llamarse Ernesto” de Oscar Wilde, me dijo que cuando empezó a leer muy chico, su abuela se lo había regalado. Supe que se sentía orgulloso de su nombre.

Los autores sabemos que el nombre define al personaje, cuando se perfilan sus hábitos, sus actitudes hacen que alguien se llame Santiago y no Fernando.

Recordemos películas y novelas, los nombres son inolvidables: Scarlett de “Lo que el viento se llevó”, Holy de “Desayuno en Tiffanys”, Francesca y Robert de “Los puentes de Madison”, Rick e Ilsa de “Casablanca”, Vito Corleone de “El Padrino”, y podríamos llenar este blogs de personajes inolvidables, solo recordando su nombre.

La decisión de poner cualquier nombre, puede marcar la vida de ese bebe para siempre. Ante el éxito del teleteatro “Las mil y una noches” muchas embarazadas ya están planificando el nombre Onur o Sherezade, pero antes de inspirarse en un teleteatro, deberían saber ciertas cosas.

Es extraño como influyen los nombres que nos dieron en nuestra vida, todo lo afecta, desde el lugar que elegimos para vivir e inclusive nuestra profesión, así lo explica la periodista científica Vanessa Colina, en el video PBS Digital Studios’ BrainCraft series.

“Escribimos nuestros nombres miles de veces a lo largo de nuestras vidas, cuanto más nos exponemos a él, más nos gusta”.

Es común (en USA) que la gente se vaya a vivir a ciudades que responden a su nombre, por ejemplo hay muchos Philis viviendo en Filadelfia como muchas Virginias viviendo en Virginia Beach.

Lo mismo sucede con las ocupaciones donde el nombre se asemeja a la profesión. Hay muchos dentistas llamados Dennise, y Denise más de los que se podría esperar (Dentist)

¿Lauries, Lawrence y Laurens? Esos nombres son especialmente comunes entre – usted lo adivinó – abogados (lawyers).

Los científicos llaman a este extraño fenómeno “egoísmo implícito.” Pero… ¿qué lo explica? La mayoría de las personas tienen auto-asociaciones positivas, y por extensión cualquier cosa asociada con su nombre aunque sea fonéticamente – es vista como positiva también.

Es por eso, que antes de ponerle el nombre a su hijo, piense en que está marcando su futuro. El nombre, es una decisión para toda la vida.

(CONTENIDO EN INGLÉS)

FUENTE: THE HUFFINGTON POST

Acerca de Pat Sierra (195 Artículos)
Periodista, guionista conductora de Radio y TV y bloguera. Coeditora de "Se Dice Ciencia". Realizó su carrera en radio, televisión y gráfica. Se destaca su paso por América Noticias, Crónica TV, y los ciclos propios “Para quererte mejor” en cable y “Cóncavo y Convexo” en radio, entre otros. Sus guiones “El conventillo de los sueños” y “Domador de Tormentas” han sido galardonados por Argentores, así como su monólogo “Deprimida en la peluquería” que está incluido en el libro “La cocina de los dramaturgos”. Su blog “Patricia Sierra… ¿sólo sueños o mi propia realidad?” está en la web desde 2007. Periodista Científica egresada del Instituto Leloir promoción 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: