Ticker de noticias

Día mundial de la tuberculosis: una enfermedad aún no erradicada

La tuberculosis es una enfermedad que en el siglo XIX se transformó en una de las epidemias más graves de aquella época en Europa y América. A pesar de que pasó más de un siglo, hubo avances en la medicina y la situación mejoró, la enfermedad sigue siendo una amenaza para la salud y el bienestar de muchas personas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la tuberculosis como una enfermedad causada por Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones. Se transmite de persona a persona a través del aire.

En el momento en que un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire. Basta con que una persona inhale unos pocos bacilos para quedar infectada. No obstante, la enfermedad es curable y se puede prevenir.

Cuando la forma activa de la enfermedad se presenta, los síntomas (tos, fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso, etcétera) pueden ser leves durante muchos meses. Como resultado de ello, en ocasiones los pacientes tardan en buscar atención médica y en ese período de tiempo hasta que reciben el tratamiento adecuado, transmiten la bacteria a otras personas.

A lo largo de un año, un enfermo tuberculoso puede infectar a unas 10 a 15 personas por contacto estrecho. Si no reciben el tratamiento adecuado, hasta dos terceras partes de los enfermos tuberculosos mueren.

Cada 24 de marzo la OMS celebra el “Día Mundial de la Tuberculosis para concientizar a la población acerca de las consecuencias de esta enfermedad, sobre cómo prevenirla y tratarla. Esta fecha fue elegida porque ese día en 1882, el Dr. Robert Koch presentó su descubrimiento del bacilo de la tuberculosis a un grupo de médicos en Berlín.

Más de 20.000 personas desarrollan la tuberculosis activa y cada minuto muere un enfermo por  el bacilo de esta enfermedad.

tuber

Foto: http://www.tuberculosis.pe

 El tratamiento recomendado en todo el mundo para esta enfermedad infecciosa es el llamado DOTS (Tratamiento Breve Bajo Observación Directa).

La estrategia DOTS ayudó  a salvar a miles de vidas de enfermos de tuberculosis, a evitar el desarrollo y la propagación de la resistencia a los medicamentos y a reducir la transmisión de la enfermedad.

Desde el año 2000, se salvaron más de 37 millones de vidas gracias al diagnóstico y el tratamiento efectivos. La gran mayoría de los enfermos tuberculosos pueden curarse a condición de que los medicamentos se suministren y se tomen correctamente.

Fuentes: History, http://www.who.int/

Acerca de Bárbara Paula Groba (162 Artículos)
Periodista egresada de TEA. Periodista científica recibida en el Instituto Leloir. Co- Editora de Se Dice Ciencia. Redactora de Salud en Revista G. Columnista de espectáculos en Bondi, un viaje de vuelta por Radio Wu. Co- Editora de Historias de Moda. Columnista general en noticiasar.com. Crónica de Alberto Fernández de Rosa publicada en el libro "Cuando se apagan las luces, crónicas detrás de escena".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: