Ticker de noticias

Éste es el modo de como el consumo de diferentes drogas alteran su cerebro

Sabemos que distintas drogas hacen experimentar el mundo a quienes las consumen, de manera muy diferente.
Pero… ¿qué están haciendo estos fármacos al cerebro para provocar estos sentimientos?
Presentamos un informe de cinco tipos de drogas y sus efectos en el cerebro, a través de exploraciones de resonancia magnética funcional o la infografía.

Hemos visto como las drogas han perjudicado a la sociedad, no solo a quienes la consumen, sino a quien muchas veces es víctima de los consumidores.

El site Business Insider, presentó un informe sobre los efectos en el cerebro de cinco drogas:  marihuana, alcohol, cocaína, hongos alucinógenos y éxtasis.

Marihuana

Si comparamos el cerebro de un consumidor de marihuana con el de una persona que nunca fumó, se sorprendería con las diferencias. El córtex orbitofrontal, una parte crítica del cerebro responsable por procesar las emociones y tomar decisiones, parece menor, como si se hubiera encogido. Además de eso, algunas conexiones más fuertes entre algunas partes del cerebro, también pueden ser observadas.

En un estudio reciente, los investigadores usaron la resonancia magnética para obtener imágenes tridimensionales de los cerebros de adultos que fuman marihuana por lo menos cuatro veces por semana, durante años. La imagen inferior, muestra los cambios en el córtex orbitofrontal.

Proceedings of the National Academy of Sciences/"Long-term effects of marijuana use on the brain"

Proceedings of the National Academy of Sciences/”Long-term effects of marijuana use on the brain”

Según los autores de la investigación, los usuarios de marihuana desarrollan conexiones cerebrales más fuertes, a pesar del encogimiento del córtex.

Es por eso que los investigadores no consiguen explicar con precisión la relación del córtex menor con el uso de la marihuana. Existen dos posibilidades: la primera es que el córtex orbitofrontal menor es natural y es una predisposición para consumidores de marihuana, la segunda es que el uso exagerado de marihuana, es la que causa la reducción del córtex orbitofrontal.

Alcohol

Beber puede causar varias alteraciones en nuestro sistema nervioso. Nos volvemos más lentos, se nubla la vista, perdemos momentáneamente parte del sentido motor y nuestra memoria es afectada, todo eso si es de los que beben hasta caer.

Los autores de un estudio reunieron dos grupos de personas: las que beben hasta caer y las que beben regularmente sin exagerar (bebedores sociales), para hacer una prueba de memoria, mientras sus cerebros eran observados vía scanner.

Los participantes debían apretar un botón cuando aparecía un determinado número, luego tenían que volver a apretar cuando volvía a aparecer luego de dos intervalos.

El grupo de personas que beben hasta caer, mostró más actividad cerebral de que el otro grupo. Cuánto más bebían, el cerebro mostraba más alteraciones anormales. La imagen del estudio revela las diferencias:

PLOS One, "Increased Cortical Activity in Binge Drinkers during Working Memory

PLOS One, “Increased Cortical Activity in Binge Drinkers during Working Memory

La actividad cerebral del grupo de los que beben hasta caer es mostrado en rojo; mientras que el otro grupo es mostrado en verde; las áreas donde se mostró la misma actividad en los dos grupos, es mostrada en gris oscuro.

¿Por qué los dos grupos usan diferentes áreas del cerebro para ejecutar la misma función? Una vez que las regiones del cerebro responsables por realizar una tarea no responden directamente, nuevas áreas son reclutadas para “asumir” esa carga de trabajo. Así como en el caso de la marihuana, los investigadores no son unánimes sobre la relación del alcohol con esas actividades cerebrales.

Cocaína

Aspirada, fumada o inyectada, no importa. La cocaína entra en el torrente sanguíneo y penetra en el cerebro en cuestión de segundos. Cuando llega, el cerebro establece un intenso sentimiento de euforia, la sensación de estar “bien arriba”. Esta sensación es causada por la sobrecarga de dopamina, psicoactivo de la cocaína, La sensación del placer es tan fuerte que algunos animales de laboratorio llegan a cambiar comida por cocaína.

La parte del cerebro afectada por la cocaína, incluye importantes centros de memoria, que en estado normal nos ayudan a recordar de donde viene la fuente del placer. El alto poder del vicio de la droga, viene de ahí, por afectar las áreas ligadas al placer.

Ratones dopados con cocaína, desencadenan una serie de alteraciones en las células cerebrales, en el cortez prefrontal, región responsable por las decisiones que se toman y de la inhibición. Cuanto mayor es la exposición a la droga, más grande es el deseo de tomar nuevamente.

Pero… ¿qué pasa con las personas que sólo probaron una vez la droga? Malas noticias, los científicos descubrieron recientemente, evidencias que la cocaína puede afectar la estructura del cerebro, con solo una dosis.

He aquí un conjunto de imágenes con lapso de tiempo que muestra cómo el cableado del cerebro cambia de un ratón vivo más de unos pocos días (A = día 1, B = día 2, etc.) de consumo de cocaína. Los ratones con más marcas eran también más propensos a consumir cocaína en varias ocasiones, incluso si eso significaba dejar un entorno que preferían. Las flechas verdes indican dónde nuevas marcas han crecido, las flechas azules muestran donde marcas han decaído, y las flechas amarillas indican dónde marcas se han mantenido estables.

Nature Neuroscience

Nature Neuroscience

Para el estudio al que corresponde la imagen, los investigadores dieron a los ratones la opción de escoger una cámara con aroma a vainilla u otra con aroma a canela (una puerta entre las cámaras se dejó abierta para que pudieran escoger la que más le gustaba). Al día siguiente, se les dio la cocaína y la colocan en la cámara que no era su preferida con la puerta cerrada entre las cámaras. En el tercer día, se colocaron en las cámaras de nuevo, pero con la puerta abierta.

Casi todos los ratones escogieron a la cámara en la que se les había dado la cocaína en lugar de aquel cuyo olor que les gustaba más.

Cuando examinaron los cerebros de los ratones bajo un microscopio, se encontraron con una posible razón: Apenas dos horas después de que habían sido dosificados con la cocaína, las nuevas conexiones habían brotado entre las células cerebrales en la corteza frontal.

Mientras que los ratones no tienen la misma estructura cerebral compleja de los humanos, sus cerebros todavía tienen bastante en común con nosotros por lo que son un modelo útil. Los resultados del estudio también parecen cuadrar con algunos existentes de las personas adictas a la cocaína.

Hongos alucinógenos

Investigaciones recientes, sugieren que el uso de hongos alucinógenos puede modificar la mente por calmar la actividad cerebral tradicional e iniciar nuevas conexiones entre las áreas del cerebro que originalmente no se comunican. El psicoactivo responsable por esa alteración es la psilocibina presente en los hongos.

Para reproducir lo que sucede en el cerebro de quien consume hongos alucinógenos, los autores del estudio representaron al cerebro como un círculo contorneado por diferentes círculos menores (neuronas) entrelazados por algunas líneas finas (sinapsis).

El cerebro sin efecto de drogas es el representado a la izquierda. El cerebro bajo efectos de la psilocibina es el representado en la figura de la derecha. Los círculos están con colores más vivos para representar el aumento de actividad dentro de cada uno de ellos. De la misma manera, las líneas finas se multiplican, conectando áreas antes desconectadas que quedaron más gruesas.

Journal of the Royal Society

Journal of the Royal Society

Esas nuevas conexiones, causan un efecto alucinógeno. El consumidor pasa a tener alucinaciones, oír voces y ver colores inexistentes. Esas alteraciones, también tienen un efecto relajante, por eso es adictiva.

Extasis

Varias décadas de investigación sugieren que los cerebros de los consumidores crónicos de éxtasis (personas que toman una o dos pastillas cada fin de semana durante años, como los que consumen 10 o 12 pastillas en los fines de semana) se han alterado de manera inquietante.

Varias regiones claves del cerebro que son particularmente activas entre quienes no consumen éxtasis, en quienes lo consumen parecen dormidas.

Un estudio realizado en 2013, encontró que la actividad (medida mediante exploraciones PET del metabolismo de la glucosa, una forma popular de medir la acción en el cerebro) en dos áreas clave fue mucho más débil en los cerebros de los consumidores de éxtasis frecuentes que de los cerebros de personas que lo consumieron rara vez o nunca.

Dado que estas regiones están involucradas activamente en el aprendizaje y la memoria, los investigadores usaron también una prueba de memoria estándar para ver como éstos usuarios crónicos recordaban información, comparadas con personas que no usan la droga. Después de escuchar una grabación de audio de 15 palabras sin relación, los científicos pidieron a la gente en ambos grupos, recordar tantas palabras como puedan.

No es de sorprender el resultado, los consumidores crónicos realizaron la prueba que en quienes no habían consumido.

Aquí está un diagrama esquemático del estudio utilizado para ilustrar los cambios que los investigadores observaron en los cerebros de sus participantes. Las áreas rojas muestran las regiones con menor actividad, áreas púrpuras muestran disminución de la actividad en las personas que han consumido más tiempo en su vida, y las áreas verdes muestran una disminución de la actividad en las personas que realizaron mal la prueba.

PLOS One

PLOS One

La prueba perfecta evaluaría a las mismas personas antes y después de años de uso para dar cuenta de la variabilidad individual y de otros factores de confusión, pero este tipo de estudios son casi imposible en los usuarios de drogas.

Estos hallazgos que cuadran con otras investigaciones, incluyendo un estudio de los antiguos consumidores de éxtasis crónicos que habían dejado ya de tomar la droga 2006. A pesar de que actualmente no estaban tomando el medicamento y no lo habían utilizado recientemente, estos antiguos usuarios tuvieron dificultades similares con el aprendizaje y la memoria.

FUENTE: BUSINESS INSIDER

Acerca de Pat Sierra (195 Artículos)
Periodista, guionista conductora de Radio y TV y bloguera. Coeditora de "Se Dice Ciencia". Realizó su carrera en radio, televisión y gráfica. Se destaca su paso por América Noticias, Crónica TV, y los ciclos propios “Para quererte mejor” en cable y “Cóncavo y Convexo” en radio, entre otros. Sus guiones “El conventillo de los sueños” y “Domador de Tormentas” han sido galardonados por Argentores, así como su monólogo “Deprimida en la peluquería” que está incluido en el libro “La cocina de los dramaturgos”. Su blog “Patricia Sierra… ¿sólo sueños o mi propia realidad?” está en la web desde 2007. Periodista Científica egresada del Instituto Leloir promoción 2014

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. Éste es el modo de como el consumo de diferentes drogas alteran su cerebro | ENLAZANDO CONSCIENCIAS
  2. Claudio Izaguirre: “La marihuana es creadora de psicoticos, paranoicos y esquizofrenicos” | Se dice ciencia
  3. La despenalización de la tenencia de drogas dividió a la sociedad | Se dice ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: