Ticker de noticias

Lo bueno, lo malo y lo feo de los Estereotipos

Uno generaliza, clasifica y encasilla todo. Hasta a la gente. De hecho, estamos vivos porque somos capaces de hacerlo. Ves hielo y esperas que sea frío, esa es nuestra manera de simplificar al mundo. Pero cuando se trata de personas, esas clasificaciones son estereotipos y el escenario se complica.

mapping-stereotypes-yanko-tsvetkov-4

Muchos grupos tienen características que definitivamente los distinguen de otros. Es por eso que podemos hacer suposiciones sobre alguien y capaz la pegamos. Pero con los estereotipos no existe el 100% y esa idea que tienes puede estar muy lejos de la realidad. Si la información que manejas sobre un grupo viene del cine o la televisión, es muy posible que esté totalmente distorsionada. (Según el cine yo tendría que vestirme con estampados de flores de pies a cabeza y saber bailar salsa). Lo mismo sucede si haces generalizaciones basándote en muy pocas experiencias. Sea cual sea el caso, el costo social de los estereotipos puede ser muy alto. Es claro que llevan a la discriminación. Lo que tal vez no imaginabas es que pueden provocar cambios drásticos de comportamiento en la víctima.

china

En un estudio realizado en 1999 un grupo de mujeres estadounidenses de origen asiático, realizaron una prueba de matemáticas luego de ser expuestas a tres condiciones diferentes. A un primer grupo se les recordó su origen étnico, a otras su género y a otras ninguno de los anteriores. Las participantes que recordaron su identidad asiática, tuvieron un mejor rendimiento que el presentado por los otros dos grupos; mientras que aquellas que recordaron su género, presentaron el rendimiento más bajo.

Estudios como este han sido repetidos en varias ocasiones con distintos grupos (negros, blancos, hombres, mujeres, asiáticos, estadounidenses) y el resultado persiste. Para bien o para mal, el estereotipo puede marcar el rendimiento y fuera del laboratorio puede llegar a ser letal.

Una noche de febrero en el Bronx, Estados Unidos, cuatro policías le ordenaron detenerse a Amadou Diallo, un hombre negro de nacionalidad gana. Diallo llevó su mano a un bolsillo y antes de que pudiera reaccionar los policías estaban disparando. Este hombre murió lejos de casa, siendo inocente, por buscar la identificación en su cartera.

El caso resonó en los medios de comunicación e inspiró una serie de investigaciones para determinar si los estereotipos raciales llevan a las personas a imaginar armas donde no las hay. Efectivamente, cuando debían tomar decisiones en fracciones de segundo, los participantes cometían más errores cuando el sospechoso era un hombre negro, que cuando se trataba de un hombre blanco. Se encontraron los mismos resultados incluso cuando intentaban no tener sesgos raciales.

Otro tristísimo caso, el de el colombiano Wilson en Chile, a quien un hombre asesinó bajando de un autobús en un acto de xenofobia, luego de gritarle que “todos los colombianos llegaban a su país a robar”. Pero Wilson, como la gran mayoría de los colombianos en todo el mundo, no había cometido delito alguno, sólo viajó al país sureño en busca de mejores condiciones laborales.

Las investigaciones muestran que los estereotipos pueden llevarnos a cometer errores desde en la lectura de un CV, hasta la compra de una tarjeta de beisbol por internet. Y muchas veces, podemos tener estereotipos sin que siquiera seamos conscientes de ello. Pero no todo está perdido. Somos capaces de generar ambientes que nos ayuden a disminuir esos sesgos.

Según psicólogos sociales, hay dos formas básicas de hacerlo: asumir que el estereotipo existe y obligarnos a actuar a pesar de él (como las leyes para la inclusión de mujeres en empresas), o tomar decisiones en ciego (por ejemplo juzgar un CV sin necesidad de ver una foto del solicitante).

classification_sorting

Somos humanos y clasificamos. Podemos tener estereotipos de nacionalidad, género, edad, etc. Y estos pueden ir cambiando a través del tiempo. Pero si somos conscientes de ello, podremos ser más capaces de actuar de forma inteligente y crear ambientes en los que ciertos impulsos, potencialmente dañinos, no tengan la oportunidad de prevalecer.

Chequea: La Universidad de Harvard lleva a cabo tests de psicología social a través de ProjectImplicit para obtener información por internet sobre algunas creencias que puedas tener. Una vez realizados, te dan resultados basados en estudios anteriores… Ojo: el resultado no necesariamente es 100% verdad, es una simple aproximación basada en estudios. Puede que obtengas resultados con los que no estés de acuerdo. A mí me pareció interesante hacer un par, por eso lo comparto. Si te atreves a hacerlos, acá está el link: https://implicit.harvard.edu/implicit/

FUENTE: WWW.ADIOSBABEL.WORDPRESS.COM

Acerca de Lourdes Pérez (6 Artículos)
Soy biotecnóloga, periodista científica y bioeticista en formación. Autora del blog adiosbabel. Colaboradora en revistas y blogs en temas de divulgación. Especialmente interesada en los desafíos éticos y sociales que presentan las nuevas tecnologías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: