Ticker de noticias

Relatos Salvajes, una óptica desde la psicosociología Junguiana

Un éxito nunca es porque si. Relatos Salvajes, la película de Damián Szifrón, analizada desde la óptica Junguiana por el Dr. Antonio Las Heras, nos muestra que todo tiene un porque…

Ricardo Darín recibiendo instrucciones de Damián Szifrón. IMAGEN: DIARIO LA NACION

por Antonio Las Heras

¿Qué es lo que, en su conjunto, muestran los relatos que constituyen esta película? Un análisis desde la psicosociología de los arquetipos enunciada por el sabio suizo (discípulo y amplificador de las teorías freudianas) Carl G. Jung (1875/1961) arrojará suficiente luz para dar comprensión y claridad.

Jung denominó Arquetipo de la Sombra a ese aspecto psíquico, innato en cada humano desde el comienzo de la especie, que – a la vez – sirve para equilibrar como para atacar. Por eso metafóricamente definió a la Sombra como “la cola del saurio.” Es interesante la comparación del por qué en los saurios, la cola sirve en lo esencial para mantener el equilibrio del cuerpo; en otros inclusive para usarla como timón en el agua. De manera excepcional, como arma defensiva. en el psiquismo humano ocurre lo propio. El proceso civilizatorio fue desplazando tales reacciones instintivas por otras que, dentro de la normalidad, juzgamos adecuadas. Empero, cuando se dan ciertas situaciones que por su excepcionalidad resultan inesperadas los controles conscientes pierden su eficacia y lo más instintivo de la base humana (las estructuras arquetípicas, en lenguaje junguiano) se abren paso a la consciencia sin que, por ello, la persona sea consciente de lo que está haciendo. En tales situaciones puede afirmarse que quien así actúa se encuentra “poseído por el Arquetipo de la Sombra”; dicho esto en el sentido que fuera usado durante la Edad Media: una fuerza imposible de dirigir desde lo consciente que guía y dirige la conducta durante cierto lapso. que surge repentina tanto como desaparece, y que su manifestación pareciera no tener causa comprensible. Pero no es así. Ha habido algún hecho previo – arrastrado en el tiempo, o repentino – que desencadena la irrupción arquetípica donde la persona ha dejado de ser dueña de sí misma.

En el relato de apertura quien desata su sombra es un psicótico. Desde lo junguiano la psicosis siempre es el resultado de la invasión de un arquetipo a la consciencia. Aquí pareciera vinculado al Arquetipo Paterno tanto como a la Gran Madre Ourobórica.

Las demás historias tratan sobre personalidades normales, comunes; es decir: neuróticas. Simples disparadores interpersonales los conducen a realizaciones repentinas e inimaginables, pero que siempre están vinculadas a lo instintivo; a lo más animal que hay en cada uno de nosotros. El relato donde un hombre orina y defeca sobre el auto del otro con éste dentro; la novia que en el día de su casamiento tiene relaciones sexuales con un desconocido; el ingeniero racional y meticuloso que arroja un matafuegos contra un cajero; la matrona que no vacila en clavar en la espalda – de ese hombre que sólo se comunica a través de la violencia – el enorme cuchillo que maneja con destreza en la cocina del bar. Todas ellas son irrupciones del Arquetipo de la Sombra. Las escenas del film muestran esa realidad que implica la imposibilidad de detener dichas acciones una vez iniciadas. Continúan hasta su finalización. El costo de ésto en unos es la muerte carbonizados en otro la cárcel (aunque a partir de eso el presidiario consiga tener a su familia unida: allí la fuerza equilibradora de la Sombra) y en otros poner a la vista lo que suele ser más oculto, más íntimo, como lo es la vida sexual de la pareja.

Cuando un film concita el interés de multitudes sin distinciones de estratos sociales ni límites geográficos no es por que se encuentra sostenido en una gran campaña publicitaria. Nunca alcanza con eso. Requiere algo que lo hace especialmente atractivo para el espectador y eso sólo puede ser la presencia de arquetipos encarnados en los roles de los protagonistas.

Antonio LAS HERAS es doctor en Psicología Social y magister en Psicoanálisis. Profesor asociado en la Universidad Argentina John F. Kennedy. Cofundador y actual presidente de la Asociación Junguiana Argentina (AJA) autor de Manual de Psicología Junguiana (Trama, Bs. As.)

Acerca de Dr. Antonio Las Heras (2 Artículos)
Un filósofo en el siglo XXI. Escritor. El espíritu existe. El alma inmortal también. Enemigo del consumismo materialista. Doctor en Psicología Social (UAJFK). Magister en Psicoanálisis (UAJFK). Profesor asociado en la Universidad Argentina John F. Kennedy. Director del Instituto de Estudios e Investigaciones Junguianas de la Sociedad Científica Argentina. Cofundador y actual presidente de la Asociación Junguiana Argentina (AJA) Académico del Instituto Nacional Newberiano (Ministerio de Cultura de la Nación, Presidencia de la Nación Argentina). Director de Gazeta del Progreso, periódico virtual del Club del Progreso, el club social más antiguo de América del Sur, fundado el 1º de mayo de 1852 Faja Nacional en el Género Ensayo de ADEA, Asociación de Escritores Argentinos (1993) por su libro "A, B, C de la Parapsicología." Faja Nacional de Honor en el Género Ensayo de SADE, Sociedad Argentina de Escritores (2005) por su libro "Sociedades Secretas: Masonería, Templarios, Rosacruces y otras ordenes esotéricas". Gran Cruz Kennedy (1998) "por sus investigaciones originales en Parapsicología y Psicología Junguiana. Orden al Mérito Newberiano (2013) Premio Raíces 2014 a la trayectoria periodística, radial y literaria. Premio Comunas 2014 a la trayectoria cultural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: