Ticker de noticias

Aumentan los centros clandestinos de células madre

En más de 20 países ofrecen este tipo de tratamientos

Aumentan cada día los centros clandestinos que ofrecen terapias con células madre sin efectos terapéuticos comprobados y que tampoco tienen la autorización de entidades científicas y sanitarias oficiales.  

Según advierten especialistas del Instituto Leoir en más de 20 países hay instituciones que ofrecen este tipo de tratamientos.

Las células madre son células que todos tenemos en el cuerpo pero que se distinguen de las demás por una particularidad: se renuevan ilimitadamente y se las puede inducir a que se conviertan en células con funciones especiales. Tienen la capacidad de reparar, reemplazar y regenerar células que podrían utilizarse para tratar diversas enfermedades. Si bien su potencial a futuro es muy esperanzador, actualmente las terapias aprobadas son las destinadas a enfermedades sanguíneas, como por ejemplo, el tratamiento para algunos tipos de cáncer, como determinadas leucemias o mielomas y enfermedades hereditarias. A pesar de esto, muchos establecimientos ofrecen tratamientos que no fueron aprobados.

celula

Estas terapias son financiadas en muchas casos por colectas ciudadanas, recursos privados o por vía de recursos de amparo para que el sistema de salud (público o privado) solvente su realización”, explica Fabiana Arzuaga, coordinadora de La Comisión Asesora en Terapias Celulares y Medicina Regenerativa.

Fernando Pitossi, director del Laboratorio de Terapias Regenerativas y Protectoras del Sistema Nervioso del Instituto Leloir e investigador del CONICET, puntualiza: “En general, estas ofertas de tratamientos se dirigen a enfermedades incurables, altamente incapacitantes por lo que los pacientes o sus familiares son muy vulnerables a la promesa de cura o de mejora de la calidad de vida

En China, el tratamiento con células madre no fue aprobado científicamente y por eso el gobierno del país no recomienda este tipo de terapias. El propósito es controlar estos tratamientos.

Según informa el periódico ‘China Daily’: “El objetivo es garantizar la seguridad del paciente y el correcto desarrollo de esta tecnología”.  Aún no hay una ley específica en ese país que regule este tipo de terapias, que atraen a miles de ciudadanos extranjeros cada año. Hasta el momento lo que se hizo es no conceder más autorizaciones a centros que ofrezcan este tipo de tratamientos.

Acerca de Bárbara Paula Groba (162 Artículos)
Periodista egresada de TEA. Periodista científica recibida en el Instituto Leloir. Co- Editora de Se Dice Ciencia. Redactora de Salud en Revista G. Columnista de espectáculos en Bondi, un viaje de vuelta por Radio Wu. Co- Editora de Historias de Moda. Columnista general en noticiasar.com. Crónica de Alberto Fernández de Rosa publicada en el libro "Cuando se apagan las luces, crónicas detrás de escena".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: