Ticker de noticias

¿Síndrome de discontinuación o abstinencia por la interrupción de antidepresivos?

Desde que se popularizó el consumo de antidepresivos bajo prescripción médica, la discusión respecto a los motivos por los que ocurrían determinados síntomas en los pacientes una vez que interrumpían el tratamiento, no tardó en llegar.

En 1959, se reportaron los primeros síntomas catalogados como Sindrome de Discontinuación (SDI). El síndrome de discontinuación es definido como la aparición de síntomas psíquicos y somáticos luego de la suspensión del tratamiento con un agente antidepresivo no atribuible a otras causas.

Algunos científicos sostienen que determinados fármacos producen estos síntomas y otros que este proceso ocurre por la abstinencia del consumo del antidepresivo. Además, hay profesionales que niegan rotundamente que exista una dependencia física hacia estas píldoras.

pildoas

Los SDI se manifestaron al principio en pacientes que interrumpieron un tratamiento a largo plazo, con tricíclicos e inhibidores de la monoaminoxidasa (IMAO). Posteriormente se registraron reacciones luego de la suspensión en los IRSS en drogas tales como la venlafaxina, mirtazapina y nefazodona. Los antidepresivos con IRSS son los que más se prescriben en las drogas actuales.

Los síntomas de discontinuación aunque suelen ser leves y de corta duración, en algunos casos requieren atención médica inmediata.

Es frecuente que sean subdiagnosticados debido a que no hay un consenso médico respecto a por qué ocurren estos síntomas ni tampoco si estas reacciones del organismo se refieren a este fenómeno o son parte de los resultados normales de un paciente acostumbrado a un tratamiento determinado por un período de tiempo prologando y que luego lo interrumpe.

Al no haber un acuerdo al respecto, tampoco hay un tratamiento preciso para solucionar estos síntomas que afectan tanto en la parte física como psíquica del paciente.

Las características que los diferencian del síntoma de abstinencia es que no se atribuyen a otras causas, que aparecen dentro de los primeros tres días de interrupción del tratamiento y desaparecen a las dos semanas. Aunque en el caso de la fluoxetina puede aparecer incluso semanas después y perdurar, como promedio, entre una y dos semanas. Se desarrollan luego de la repentina suspensión del medicamento o bien por un incumplimiento del tratamiento por parte del paciente. Son escasos los casos en los que el SDI ocurre solamente por una disminución de la dosis. Una forma de revertir este síndrome es mediante la restauración de la medicación original o por otra farmacológicamente similar.

mental illness

Según Hernán Rodríguez, psiquiatra miembro de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía, “Es muy importante tener presente que mientras dispongamos de fármacos que actúen a nivel de las sinapsis, ya sea mediante receptores o transportadores, produciéndose modificaciones en los niveles de los neurotransmisores, se hace necesaria una disminución gradual de los fármacos para evitar la aparición de estos síntomas. Estos medicamentos no deben ser discontinuados en forma súbita aún cuando sean remplazados por otros de la misma familia”.

No obstante, no todos los científicos están de acuerdo con que exista el síndrome de discontinuación. La visión del psiquiatra español Francisco Acosta es un ejemplo de esto. Según Acosta, “Hay establecidos una serie de criterios clínicos para la indicación del tratamiento, así como los períodos indicados para minimizar el riesgo de recaídas, en los que está bien claro que los beneficios superan a los inconvenientes y que los efectos adversos son generalmente leves y pasajeros. Las creencias del paciente sobre la depresión y el tratamiento son un factor muy importante debido a que los fármacos no provocan dependencia. Cuando se recae luego de dejarlos es por el problema de la depresión en sí misma que en muchos casos es recurrente, y en otros crónica, de por vida, y por esto es fácil que emerja nuevamente si no hay un tratamiento antidepresivo“.

brain

Para poder evaluar los síntomas se establecieron grupos de drogas según su tipo farmacológico. En el grupo A están incluidos los antidepresivos cuyo uso implicaría la aparición del SDI en la mayoría de los pacientes tratados, siendo graves la mayoría de sus síntomas. Las drogas que pertenecen a este grupo son: paroxetina y venlafaxina. En el grupo B están los antidepresivos en los que sus síntomas se manifiestan en un porcentaje moderado. En este grupo están incluidos: sertralina, fluvoxamina, citalopram, mirtazapina, nefazodona y fluoxetina. En el grupo C están incluidos aquellas que en escasas oportunidades manifiestan los SDI y cuyos síntomas son leves. De todos modos, hay que tener en cuenta que aquellos fármacos que no fueron implicados sido en el SDI puede deberse a que son poco usados por los pacientes y por ende va a haber menos casos que manifiesten estos síntomas. Estos medicamentos son: la moclobemida y reboxetina.

ctalopram

Los síntomas somáticos frecuentes son los síntomas de desequilibrio como desvanecimientos, mareos, vértigo y ataxia, alteraciones sensoriales como parestesias, sensaciones de shock eléctrico, síntomas gastrointestinales como náuseas y vómitos, diarreas, síntomas similares a la gripe como fatiga, letargia, mialgias, escalofríos, rinorrea, cefaleas y trastornos del sueño, insomnio y sueños vívidos. Los síntomas psíquicos más comunes son ansiedad, agitación, crisis de llanto e irritabilidad y comportamientos impulsivos como pensamientos suicidas y agresividad.Otros síntomas que algunos pacientes manifestaron son: hiperactividad, disminución del estado de ánimo, amnesia, confusión, falta de concentración y enlentecimiento del pensamiento.

El psiquiatra Bellino especifica, “El “vértigo” es el síntoma más habitual y se exacerba con los movimientos. Suele ser descripto por los pacientes como una “sensación de estar flotando” o expresiones similares”.

Los científicos L.Pacheco, P Malo, E.Aragues y Etxebest miembros del Servicio Extrahospitalario de Salud Mental, M.Aragues b, integrante del servicio de Psiquiatría y M Prieto C, miembro de la Facultad de Medicina explican: “La reacción de los pacientes ante los síntomas es variable. Algunos no les conceden importancia, no los relacionan con la medicación o bien los confunden con procesos gripales y esperan a que desaparezcan de manera espontánea. Luego de varias consultas cuando nos describen los síntomas,podemos ser conscientes de la existencia del cuadro. Otros pacientes ­e incluso también sus médicos­ interpretan los síntomas como que se reactivó el problema psiquiátrico y esto puede conllevar a que consideren que aún es pronto para retirar el antidepresivo”.

mareo

Hay que considerar que aún no hay suficientes estudios científicos que puedan comprobar la existencia del SDI, aunque sí hay investigaciones de en grupos de pacientes. 

El equipo que integra el psiquiatra Boggeto analizó a 97 pacientes que habían recibido un diagnóstico inicial de trastorno distímico y que respondieron al tratamiento de 8 semanas con paroxetina o fluoxetina y que posteriormente habían interrumpido el consumo de estos medicamentos de acuerdo con indicaciones profesionales.

Estas personas fueron evaluadas al momento de interrumpir el tratamiento y a las cuatro semanas, volvieron a ser analizados. 26 pacientes habían sufrido síndromes de discontinuación, de los cuales 22 habían recibido paroxetina y 4 fluoxetina. Los síntomas más usuales en estos pacientes fueron los somáticos como el vértigo (más del 60%), náuseas y astenia (cerca del 40%). Los síntomas psíquicos fueron menos frecuentes, con la más alta frecuencia, cercana al 31%, de irritabilidad y problemas de concentración.

enojo

Si bien tenemos descriptos los síntomas que más comúnmente aparecen en el SDI, no existe un número mínimo de síntomas que definan el cuadro. De manera que habrá pacientes que presenten sólo un síntoma y habrá otros, que tengan múltiples.Para conocer la verdadera relevancia e implicación de los diversos antidepresivos en el SDI se necesitan muchos más años de utilización y estudios de los mismos, lo que hasta el momento, no se ha realizado”, concluyen los investigadores.

“Los hallazgos de este estudio demuestran que no puede evitarse el síndrome con una suspensión gradual de la medicación. No obstante, es posible que si la suspensión de la droga se realizara por períodos más prolongados se lograra evitar la aparición de estos síntomas. Por último, aún queda por confirmarse si los pacientes que desarrollan el síndrome de discontinuación tendrían más probabilidades de tener una recaída sin el tratamiento farmacológico”, sostiene Boggeto.

“Esta investigación demuestran que el síndrome de discontinuación es un trastorno frecuente a corto plazo que no sólo se relaciona con la droga utilizada sino también con las características clínicas del trastorno psiquiátrico”,finaliza el psiquiatra.

Acerca de Bárbara Paula Groba (162 Artículos)
Periodista egresada de TEA. Periodista científica recibida en el Instituto Leloir. Co- Editora de Se Dice Ciencia. Redactora de Salud en Revista G. Columnista de espectáculos en Bondi, un viaje de vuelta por Radio Wu. Co- Editora de Historias de Moda. Columnista general en noticiasar.com. Crónica de Alberto Fernández de Rosa publicada en el libro "Cuando se apagan las luces, crónicas detrás de escena".

5 Comentarios en ¿Síndrome de discontinuación o abstinencia por la interrupción de antidepresivos?

  1. Odalis garcia // 2 junio, 2016 en 3:38 pm // Responder

    Estoy usando sertraline de 100mg.
    Cuando dejo de tomarlo me siento muy mal ,bomito ,mareos ,debilidad,diarreas, zumbidos en mi cabeza que vienen y van ,es desesperante, latidos fuertes en el corazón .y lo que mas deseo es poder descontinuarlas , cada día cuando la tengo en mi mano para tomármelo obligada por miedo a los síntomas negativos ,siento mucho odio por ese medicamento, soy esclava del sertraline . Voy a pedirle a mi doctor que me ayude a salir de este fármaco. No se recomiendo.a nadie.

    Me gusta

  2. Soy un chico de 42 años, llevo 18 años tomando 20mg de paroxetina ,y esporádicamente lexatin 1,5, una o dos veces al año si tengo mucha ansiedad, me lo prescribió mi psiquiatra por cuadros de agorafobia y después de un ataque de pánico ,y meses con ansiedad generalizada, haya por el 98, en estos años mas o menos bien ,con algún pequeño altibajo sin importancia.
    Este año 2016 me decidí a ir a una psicóloga y me recomendó ir a otro psiquiatra para ver su opinión de mi tratamiento después de tantos años, desde abril a agosto lo reduje de 20 mg a 10 mg , paulatinamente, 1/4 menos cada mes, seguí con 10mg hasta diciembre, más o menos algo nervioso pero llevable, me dio por ir al psiquiatra de siempre y me dijo que ya q estaba intentando retirarla q cambiará la media de paroxetina por media de fluoxetina, dijo q al tener una vida más larga q la paroxetina ,notaría menos la retirada, a los 15 días mareillos ,inestabilidad ,irritado y un día hostion , agorafobia, llanto , ganas de hacerme daño ,por la angustia q me estaba dando , solo quería estar en el sofá tirado.malisimo ,malísimo , no , lo siguiente , de urgencias ala médica de cabecera q era cosa de nada, me puso peor por su desconocimiento de la discontinuidad , ese día me vio en consulta privada el psiquiatra q me fijo de dejarla. Que volviera a tomar paroxetina y lexatin 3 veces al día , poca cosa , subo a urgencias al hospital , al psiquiatra , pensamientos de hacerme daño , despertares súbitos a las 4 de la mañana , insomnio bestial. Terrible, el del hospital de urgencias q tomara en vez de media de paroxetina, tomara 1 entera. Y más lexatin. Pan para hoy y hambre para mañana. Se me quitaba la sedación del lexatin y como una moto en el sofá. Volví al de siempre este viernes privado y me dijo 1 paroxetina y rivotril 0,5 , tres veces al día y di no 1 tres veces al día. Y haber si me estabilizó con la paroxetina en unas semanas de nuevo, estás fiestas mareado , ansioso, agorafobico, deprimido fuertemente, de la cama al sofá , increíble, hoy día uno de enero lo mal llevo con el rivotril y ojalá nunca me hubieran dicho cambiar de paroxetina a fluoxetina , menudas semanas terribles llevo. Nunca lo hagáis. Me creo morir.
    Si alguien quiere hablar del tema y comparar impresiones mi número es el 633915257.

    Me gusta

  3. hola , estamos a 18 de ocubre de 2017 , soy el chico que escribio este ultimo comentario , el chico de 42 años , soy de españa de ñeon capital, dejo mi nuevo numero para intercambiar opiniones de este problema que tanto nos hace sufrir y llevar una medio vida que nos toca vivir con estos sintomas de la discontinuidad de estos medicamentos, mi correo es alvarezjabaresjoseluis@gmail.com, un saludo

    Me gusta

1 Trackback / Pingback

  1. Las víctimas de Bullying padecerían depresión y ansiedad en la adultez | Se dice ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: