Ticker de noticias

Cuando adelgazamos… ¿a dónde va la grasa?

Un nuevo estudio muestra un descubrimiento de la física que podría ayudar a perder sobrepeso.

El sobrepeso es un enemigo tan grande, que hasta se podría representar por un superhéroe gigante al que es imposible vencer, no obstante muchos le han encontrado su talón de Aquiles y aunque no hay garantía de vencerlo se puede mantenerlo a raya.

A pesar del exceso de información sobre dietas y maneras de bajar de peso, muchas personas e inclusive los profesionales no tienen muy en claro adonde va a parar la grasa corporal cuando se pierde peso, tal como lo resalta una reciente investigación, a cargo del físico Ruben Meerman, y Andrew Brown, director de la Escuela de Biotecnología y Ciencias Biomoleculares de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sídney, Australia. El error es que todos creen que se convierte en energía o en calor, y eso no es así.

thick-373064_1280

Se verificó en el estudio, que la medicina y la física están desconectadas socialmente

150 médicos, nutricionistas y entrenadores fueron parte del estudio y más del 50% de ellos pensaba que la grasa se convertía en energía o calor. “Ésto viola la Ley de la Conservación de la Masa”, subraya Meerman. Los autores del estudio creen que el malentendido está causado por las incontables alusiones a las calorías en el marco del aumento o disminución de peso.

En base a los conceptos erróneos sobre la pérdida de peso llevaron a Meerman y Brown a calcular, exclusivamente desde la perspectiva de la física, cómo “perdemos peso”, a través del ejemplo de alguien con sobrepeso que adelgaza hasta perder 10 kilogramos.

Los triglicéridos son almacenados  por las células grasas humanas, que constan esencialmente de tres clases de átomos: carbono, hidrógeno y oxígeno. Eliminar la grasa no deseada precisa liberar los átomos en las moléculas de triglicéridos por un proceso de oxidación.

Siguiendo el camino de salida del cuerpo de cada átomo, los autores calcularon, para el ejemplo citado, que cuando se oxidan por completo 10 kilogramos de grasa, 8,4 kilos de esa masa salen a través de los pulmones como dióxido de carbono (CO2). Los restantes 1,6 kilos adoptan la forma de agua (H2O).

El análisis muestra que el oxígeno inhalado necesario para este proceso metabólico pesa casi tres veces más que la grasa que se “pierde”. Para oxidar completamente 10 kilos de grasa humana, hay que inhalar 29 kilos de oxígeno, produciendo un total de 28 kilos de dióxido de carbono y 11 de agua.

Esta bioquímica no es novedad, pero por alguna razón desconocida no se la tiene muy presente en el ámbito médico, quizá por estar éste más orientado a lograr resultados prácticos en el paciente que en manejar la física subyacente en los procesos bioquímicos.

Aunque parezca mentira, los pulmones son el principal órgano excretor para la pérdida de peso. En cuanto al agua formada, puede ser excretada por la orina, las heces, el sudor, el vapor de agua del aliento, las lágrimas u otros fluidos corporales.

Meerman se interesó en la bioquímica de la pérdida de peso a través de su experiencia personal. Perdió 15 kilogramos en 2013, y quiso saber cómo exactamente estaba perdiendo masa, desde la perspectiva de la física. No tardó en percatarse de ese “divorcio” entre física y medicina.

Por ejemplo, una idea equivocada sería que se guiaran excesivamente por la física pensando que basta con respirar más para así provocar una pérdida de peso. Eso es falso. Respirar más de lo requerido por el ritmo metabólico de la persona conduce a la hiperventilación, la cual puede provocar mareos, palpitaciones y pérdida de consciencia.

Desde la perspectiva exclusiva de la medicina, también podría parecer fácil, la estrategia de dejar de comer unos días o semanas, mientras se sigue respirando con normalidad, a fin de permitir la eliminación de la grasa culpable de los kilos de más. Pero, obviamente, ayunar de esta forma tan severa ocasiona numerosos problemas de salud, está lejos de ofrecer una pérdida lo bastante selectiva de los materiales que se desea eliminar, y puede incluso provocar la muerte.

Quizá con este nuevo descubrimiento ayude a lograr mejores resultados. Es importante que tanto la física como la medicina actúen en conjunto para lograr avances en contra del sobrepeso y no utilizar tanto la física como la medicina por separado.

Acerca de Pat Sierra (195 Artículos)
Periodista, guionista conductora de Radio y TV y bloguera. Coeditora de "Se Dice Ciencia". Realizó su carrera en radio, televisión y gráfica. Se destaca su paso por América Noticias, Crónica TV, y los ciclos propios “Para quererte mejor” en cable y “Cóncavo y Convexo” en radio, entre otros. Sus guiones “El conventillo de los sueños” y “Domador de Tormentas” han sido galardonados por Argentores, así como su monólogo “Deprimida en la peluquería” que está incluido en el libro “La cocina de los dramaturgos”. Su blog “Patricia Sierra… ¿sólo sueños o mi propia realidad?” está en la web desde 2007. Periodista Científica egresada del Instituto Leloir promoción 2014

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. ¿Son las grasas saturadas tan malas cómo se cree? | Se dice ciencia
  2. Mitos y verdades sobre los alimentos | Se dice ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: