Ticker de noticias

La otra cara del estrés

Por décadas nos pintaron al estrés como un enemigo público. Desde que Hans Selye acuñó el término en 1936, casi toda la atención se centró en los efectos negativos que tiene sobre la salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró su carácter epidémico y la lista de enfermedades que causa es larga. Es cierto que por culpa del estrés tenés más probabilidades de sufrir desde un simple resfrío hasta un paro cardiaco, pero este conocido “villano” también podría convertirse en tu aliado.

En una montaña rusa, el estremecido y veloz viaje puede causar diferentes efectos en distintas personas: unos lloran de terror, otros gritan de euforia y hay quienes se aburren como ostras. Con el estrés pasa algo parecido. El mismo estresor puede causar reacciones diferentes en cada individuo.

Un estudio realizado en 2012 por la University of Wisconsin sugiere que a pesar de que las personas digan experimentar niveles similares de estrés, aquellos que además tienen la percepción de que el estrés afecta su salud, tienen mayores niveles de mortandad prematura.

454px-Human_stress

Pero no todas son malas noticias. El estrés también tiene su lado positivo cuando te impulsa a mejorar y a alcanzar objetivos. Además, está comprobado que cuando cambiás lo que pensás sobre el estrés, podés ser capaz de modificar la manera en la que tu cuerpo responde a él.

En un emblemático estudio realizado en 1980 durante la desintegración de la compañía Ma Bell en Estados Unidos, los investigadores encontraron tres actitudes claves en los ejecutivos que parecían resistentes al estrés al que estaban expuestos. Estas personas estaban comprometidas con distintos aspectos de su vida como la calidad de su trabajo, su familia y amigos, su comunidad, sus hobbies o su fe. Eran también capaces de aceptar que el control de todo lo que ocurría no estaba en sus manos. Eso les brindaba una ventaja, ya  que se sentían más competentes frente a aquello que sí podían controlar. Además, se mantenían abiertos al cambio y lo veían como una oportunidad y no como algo negativo.

hans2

Estudios más recientes, dirigidos por Matthew Nock de Harvard University, demostraron el poder de cambiar la perspectiva frente a estados de estrés. Los participantes de una de estas investigaciones fueron sometidos al Exámen de Estrés Social de Trier, en el que debían hablar sobre un tema sensible ante la mirada de un público crítico. A un grupo de participantes se les explicó sobre la funcionalidad de las respuestas al estrés y se les instó a que tomaran la excitación que sentían  como una herramienta que los ayudaba a mejorar su desempeño. A otro grupo se le pidió que tratara de ignorar la fuente de estrés y a un tercer grupo no se les brindó información al respecto.

Curiosamente, en aquellas personas que tomaron lo que sentían como una reacción positiva, se registró menor vasoconstricción y un perfil cardiaco más saludable que el experimentado por los otros dos grupos. En conjunto, estas investigaciones demostraron que mirar la excitación provocada por situaciones estresantes como un motor que puede funcionar a nuestro favor, puede de hecho promover respuestas fisiológicas adaptativas, reducir la falta de atención y mejorar el rendimiento.

Cardiovascular-disease


Ayudar a otros es también una muy buena idea que es capaz de bajar tus decibeles. Trabajar como voluntario ha sido asociado con mejores estados de salud e incluso el altruismo, parece proteger de la mortalidad provocada por el estrés.

 Hace 80 años Selye  brindó la primera definición de estrés como una respuesta no-específica del cuerpo a cualquier demanda de cambio. Tal vez ya va siendo hora de que seas vos el que elija hacer un cambio en tu manera de pensar.

Acerca de Lourdes Pérez (6 Artículos)
Soy biotecnóloga, periodista científica y bioeticista en formación. Autora del blog adiosbabel. Colaboradora en revistas y blogs en temas de divulgación. Especialmente interesada en los desafíos éticos y sociales que presentan las nuevas tecnologías.

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. Mitos y verdades sobre la hipertensión arterial |
  2. Si me intentan ubicar en el celular, no me van a encontrar | Se dice ciencia
  3. No hay que exagerar ni ignorar al estrés | Se dice ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: